El Ferroviario amargó a Gimnasia, alegró a muchos y le cedió la cima a Atlético Tucumán

Central Córdoba (SdE) se impuso a Gimnasia con gol de Torres. Los de Gorosito, que habían arrancado la fecha como líderes, perdieron la punta.

12

Fue un mazazo. Central Córdoba pegó en el momento más insospechado y despojó a Gimnasia de la cima de la tabla. El Lobo, que había comenzado la fecha como puntero, sufrió un golpe duro. En parte porque todo se desmoronó en la agonía del encuentro. Pero principalmente porque, esta vez, el equipo no estuvo a la altura. El desenlace del partido estuvo condimentado por un morbo que hizo aún más doloroso el impacto: Juan Sebastián Verón, ídolo eterno y vicepresidente de Estudiantes, estuvo en uno de los palcos viendo como su hijo, Deian, inició la jugada del gol que derivó en el gol que les dio la victoria a los santiagueños sobre la hora.

Un dato resume lo que fue el partido y lo mal que jugó el conjunto de Gorosito: Gimnasia tuvo su situación de gol más clara recién a los 42 minutos del segundo tiempo, cuando el ingresado Benjamín Domínguez, que le había cambiado la cara al equipo, descerrajó un remate que pasó cerca del palo. Antes de esa acción los de La Plata apenas habían tenido algunas aproximaciones. En un partido chato y con una gran economía de emociones, el Lobo fue un conjunto austero, especulador, atado por las amarras del temor y el peso de las responsabilidades. Los gritos de Gorosito, quien estuvo todo el primer tiempo pidiéndoles a sus jugadores que presionen, no fueron suficientes para sacar del fondo a un conjunto que se mostró condicionado por el nerviosismo.

A Gimnasia le faltó frescura y el Ferroviario se aprovechó de esa situación. Por eso tuvo un 60% de posesión de pelota y, si bien le costó generar ocasiones de riesgo, tuvo las más claras: un bombazo de Alejandro Martínez que se estrelló en el palo y un disparo de González Metilli que pasó cerca. El local tuvo la iniciativa, pero le costó generar el espacio ante un adversario que jugó abroquelado y procuró achicar espacios hacia atrás.

En los últimos diez minutos, con el ingreso del revulsivo Domínguez, el Lobo se animó a salir. Fue en ese momento cuando comenzó a dejar espacios que Central Córdoba aprovechó. De hecho, por esa vía llegó el gol. El Ferroviario, que lleva cinco sin perder de local con cuatro triunfos, logró una victoria clave en su lucha por la permanencia. Gimnasia perdió la punta, pero lo peor fue que le pesó el partido.

fuente Olé

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí